¿Cómo hacer búlgaros de leche?

¿Cómo hacer búlgaros de leche?

Indice de Contenido

Elaborar kéfir a partir de búlgaros de leche es una tradición milenaria que surgió en la región del Cáucaso de Europa Oriental y que llegó a América y a México para quedarse hace ya unos años. Esta bebida tiene un sabor bastante similar a un yogurt agrio y está llena de beneficios para nuestra salud por lo que ha ganado gran popularidad, sobre todo entre aquellas personas que buscan incorporar en su dieta diaria productos saludables.

Aunque puedes comprar el kéfir ya hecho, no hay nada como prepararlo en casa. Seguramente viste cómo tus abuelas lo hacían y no es algo difícil o imposible, pero sí debes dedicarle tiempo y constancia. Si te animas a preparar tus propios búlgaros de leche o kéfir en casa has llegado al lugar adecuado. El equipo de Gastarmejor.mx ha preparado una guía básica para que aprendas cómo hacerlo y para que conozcas más sobre este producto ¡Sigue con nosotros!

1. ¿Qué son los búlgaros?

Los búlgaros no son más que una masa viva de levaduras, bacterias, proteínas y lípidos de textura gelatinosa con una forma que se asemeja mucho a las coliflores lo que solo llegan a medir entre uno y cinco centímetros en dependencia del cuidado que reciban. Al ser una comunidad de microorganismos vivos, para que no muera deben ser “alimentados” o cultivados con el azúcar de la leche o lactosa.

2. ¿Cómo los búlgaros producen el kéfir?

Pareciera magia, pero no es más que pura química lo que permite que los búlgaros produzcan el kéfir a partir de la leche. Pues sí, dentro del recipiente que utilices para el cultivo lo que sucede es una reacción química que se inicia cuando los búlgaros entran en contacto con la lactosa y se produce alcohol, ácido láctico, ácido acético y dióxido de carbono. Como resultado, se obtiene un líquido espumoso de sabor fuerte y muy delicioso.

3. ¿Cómo se preparan los búlgaros de leche?

Los búlgaros cultivados con leche son los más populares y existen varias formas de prepararlos, hemos investigado y te proponemos la más sencilla para que los hagas en casa.

Si no tienes búlgaros previamente cultivados, lo primero que debes hacer es prepararlos. Te recomendamos la siguiente forma de elaboración:

  1. Calienta la cantidad de leche que deseas convertir en kéfir sin que llegue a hervir. Puede ser cualquier tipo de leche, pero la más aconsejable es la leche de vaca.
  2. Deposítala en un recipiente de cristal que haya sido esterilizado.
  3. Tapa bien el recipiente con una tela permeable.
  4. Envuelve el recipiente con papel o un tejido grueso para protegerlo de la luz.
  5. Déjalo reposar en un lugar oscuro y seco por 20 días para que fermente. Durante este tiempo no lo debes mover, pero sí debes revisarlo cada 2 o tres días, para asegurarte que no tenga hongos, pelitos o polvos que provoquen su inutilización.
  6. A los 20 días debe terminar el proceso de fermentación.
  7. Cuela la mezcla cuidadosamente para que los búlgaros no se desintegren y separa el kéfir que vayas a consumir y reserva los búlgaros.

Una vez que tengas listos tus búlgaros el proceso es más sencillo, pues solo es necesario añadir la cantidad de leche que desees, en este caso no debe ser ni muy fría ni muy caliente. Debes dejar que fermente esta mezcla y colarla para separar el kéfir y reservar los búlgaros para un próximo empleo. Cada vez que repitas este proceso, verás cómo los búlgaros van reproduciéndose y creciendo. Así podrán durar años, solo que para que suceda así, debes cuidarlos.

El kéfir puede tomarse como una bebida fría o caliente y utilizarlo también para hacer otras preparaciones como sustituto de la leche.

4. Cuidado de los búlgaros

Como mencionamos anteriormente, los búlgaros son una masa de microorganismos que requieren de cuidados especiales para que no mueran.  Para hacerlo, te aconsejamos protegerlos de la luz y garantizar que la leche o el agua que se utilice no esté refrigerada ni caliente.

4.1 Métodos para conservar los búlgaros

Conservar en buen estado los búlgaros no es tan complicado como muchos piensan. Existen varios métodos que puedes emplear en casa para mantenerlos frescos y listos para usarlos en cualquier momento.

4.1.1 Congelar

El congelamiento es la opción más tradicional y recomendable para conservar los búlgaros durante periodos relativamente largos. Para hacerlo, debes colar la leche para separar los granos y luego limpiarlos con abundante agua. Cuando elimines todos los restos de leche, déjalos secar e introdúcelos dentro de un recipiente hermético. Luego, coloca ese recipiente dentro de otro para crear una atmósfera aislada y así conservar los hongos. Introdúcelos dentro del congelador y ahí podrás dejarlos de 10 a 30 días.

Para usarlos, el procedimiento es igual de sencillo. Déjalos descongelar a temperatura ambiente y colócalos en un recipiente con unas cucharadas de azúcar o leche hasta que alcancen el volumen deseado.

4.1.2 Conservado en seco

En caso que necesites conservarlos por más tiempo puedes utilizar este método que consiste en deshidratar los búlgaros. Para hacerlo, solo debes colocarlos sobre un papel de cocina para retirar la humedad por unos tres o cinco días. Si lo haces en un lugar ventilado y seco, mejor. Cuando estén deshidratados y tengan una apariencia cristalizada guardarlos en un recipiente en el refrigerador o en algún lugar seco. Así podrán durar hasta unos tres meses.

Cuando los vayas a utilizar nuevamente, solo tendrás que hidratarlos sumergiéndolos en leche por dos semanas, cambiando la leche cada dos o tres días.

5. Beneficios del kéfir para la salud

El kéfir que se obtiene por la fermentación de la leche y los búlgaros es una bebida probiótica y como el resto de los alimentos de este tipo, tiene innumerables beneficios para la salud.

  1. Mejora la digestión.
  2. Sirve para tratar enfermedades y padecimientos como la gastritis, el colon irritable y la colitis.
  3. Ayuda a mantener el equilibrio de la flora intestinal.
  4. Tiene propiedades antinflamatorias
  5. Fuente de vitaminas, aminoácidos, minerales esenciales y glucosa.
  6. Fortalece el sistema inmunológico.

Como ves, el consumo regular de kéfir es resulta de gran provecho para cuidar de tu salud así que si no lo has hecho aún, incluye esta bebida como parte de tu dieta.

Así concluimos, esperamos que este post te sirva de guía para cultivar exitosamente búlgaros de leche. Anímate y sorprende a todos en casa preparándoles kéfir, es una bebida deliciosa con propiedades muy beneficiosas para la salud.

Si te interesa conocer más sobre los búlgaros y otros alimentos probióticos, puedes consultar los trabajos que ha preparado para ti el equipo de GastarMejor.mx. En ellos encontrarás toda la información que necesites sobre estos productos, así como sugerencias para su uso.

Nos despedimos, pero antes te recordamos que nuestra misión es ayudarte a #gastarmejor y a conocer en qué inviertes tu dinero, así que no dudes en contar siempre con nuestro equipo ¡Hasta pronto!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Similar Posts