¿Qué es un embargo precautorio?

Indice de Contenido

La gran mayoría de los mexicanos en la actualidad, viven sus vidas con tarjetas de créditos o recurren constantemente a préstamos rápidos para poder subsistir y tener una digna calidad de vida. Tu caso no es distinto, pero, si has caído en un hoyo sin salida, pues la situación económica mundial ha girado desfavorablemente para muchas personas, puedes quedar tranquilo que, hoy te ayudaremos a darle un vuelco a tus finanzas personales. Toda aquella persona que solicite un préstamo personal, o que cuente con líneas de créditos, están en riesgo de no poder pagar puntualmente sus cuotas, es evidente que por más pequeña que sea tu deuda, de surgir algún imprevisto, estarás sujeto a un destino bastante incierto. De ahí la importancia de no excederte en la solicitud de créditos o de nunca malgastar tu dinero, si organizas tus gastos, seguramente nunca te verás en esta situación.

Cuando te retrasas en el pago de una deuda, la compañía financiera que te ha ofrecido el financiamiento, tiene muchísimas formas de cobrarte las cuotas correspondientes, la más utilizada es el embargo. Son muchos los tipos de embargos que se despliegan en el ámbito legal mexicano, los cuales coinciden en el hecho de la confiscación de bienes y se diferencian fundamentalmente, por el momento en el que son desplegados. El embargo puede variar, puede ser antes de la sentencia o después, denominándose como ejecutivos (luego de la determinación del juez) y preventivos (antes de la determinación del juez). Según las deudas que tengas por pagar, se determinará qué tipo de embargo aplicar, los cuales pueden ser: por vía administrativa, por procedimiento económico o embargo precautorio. Siendo este último el que abordaremos al detalle en el día de hoy. El nombre de estos procedimientos legales, con solo mencionarlos o creer que están cerca de ellos, puede ser muy incómodo para cualquier persona, pero si conoces todos los detalles legales, verás que tienes formas de evitarlos e incluso, de salir de ellos airoso. Quédate con nosotros hasta el final y te sentirás más tranquilo, pues con palabras entendibles te explicaremos qué son y cómo funcionan los embargos precautorios.

¿Cómo funciona el embargo precautorio?

La palabra embargo, generalmente es conocida por todos, no obstante, nos gustaría profundizar un poco en su significado, de ahí que sea, el elemento principal que caracterizará el proceso judicial que se ha impuesto. El embargo significa, confiscación, retención de bienes y objetos, con la finalidad de que sirvan de garantía o de pago de un adeudo. Como mencionábamos con anterioridad, son muchos los tipos de embargo que se incluyen en nuestro Código Fiscal, localizando en el artículo 145- fracción IV, el mencionado embargo precautorio. Dejamos el dato, para que puedas localizar con rapidez las disposiciones legales, no obstante, en un lenguaje sencillo te dejaremos saber que dice nuestro Código Fiscal.

El embargo precautorio, es resultado de un proceso legal que se la ha impuesto a alguien que ha dejado de pagar sus cuotas, sin culminar el monto total de su deuda. Este proceso legal lo comienza la entidad financiera que ha concedido el crédito o préstamo, pues teme a que la persona no pague. La cobranza de los adeudos, no es algo que se pueda hacer deliberadamente por parte de estas entidades, de hecho, solo es posible y reconocido a través de las vías legales. Solo los jueces civiles son los apoderados de tomar la decisión final de cómo se cobrará el adeudo. Durante el proceso legal, existen varias posibilidades, muchas personas deciden vender todos sus bienes para huir del país o ciudad, otras simplemente malgastan sus ahorros para no pagar la deuda, son diversas las formas de actuar, de ahí que se les haya concedido el poder a los jueces civiles de dictar un embargo precautorio.

Al inicio del artículo te habíamos mencionado que existían dos tipos de embargo según el momento en el que se ejecutan, el embargo precautorio, es antes de dictada la sentencia. De ahí que pueda ser caracterizado como un embargo para garantizar el pago del adeudo. Si se tienen sospechas de la no permanencia de esta persona para cumplir con sus responsabilidades, pues, necesariamente, se dictará un embargo precautorio, siendo la única vía de retener a esta persona hasta que esté dictada la sentencia.  Nuestro Código Fiscal ha ido cambiando con el paso de los años, perfeccionándose para que la justicia no pueda ser refutada. De hecho, aún, en cuanto al tema de embargo precautorio, quedan sus brechas, pues, ¿Cuándo una entidad tiene la certeza de que su cliente no pagará sus deudas? Es una pregunta abierta aún, pues muchos de los procesos legales que se comienzan, se hacen antes de culminado el plazo máximo que tiene el cliente para pagar su deuda con intereses asociados. Casi todos se basan en supuestos, de ahí que muchos no procedan. Los embargos precautorios, son comunes en procesos legales donde la suma de dinero en cuestión es grande, pues la realidad de no poder pagar una cifra alta, es la que lleva a las personas a cometer ciertas locuras. Muchas compañías de cobranza, se dedican a amenazar con embargos precautorios, pero si has entendido todos los detalles hasta aquí, sabrás si puedes o no preocuparte. Las deudas corrientes no terminan en embargos precautorios.

¿Qué confiscan en un embargo precautorio?

Los objetos o bienes que pueden ser embargados son muy variados, pero están bien estipulados en el Código Fiscal. La gran mayoría de estos bienes, deben ser de valor, pues se necesita que la persona se quede y pague su deuda, si no son importantes, realmente no serán el gancho que se necesita. Eso sí, queda prohibido embargar aquellos medios con los que la persona genera sus ingresos, pues le será imposible pagar su deuda si no logra trabajar. Los objetos personales necesarios, tampoco podrán se confiscados, pero, las cuentas bancarias pueden ser congeladas, objetos de lujo o de mucho valor, casas, autos, en fin, gran variedad de bienes, que se quedarán de garantía de pago. El embargo no retira los bienes del todo, los deja en un estado de congelación, por llamarlo de alguna forma fácil de entender. Quedan en el poder del dueño, pero este, no podrás utilizarlos, hasta que no haya saldado sus deudas.

¿Es posible evitar un embargo precautorio?

Evidentemente la respuesta es afirmativa, no importa cuál sea el escenario que estés viviendo, un embargo precautorio siempre puede evitarse. Lo primero que debes tener claro, es que, manteniendo una correcta organización financiera, revisando gastos e ingresos, utilizando con mucho cuidado los préstamos y tarjetas de crédito, creando un fondo de ahorro para emergencias y pagando todas tus deudas en tiempo; no hay forma de que puedas ser partícipe de embargo precautorio. Pero, si estás atravesando por un proceso legal, pues no has podido pagar tus deudas, con mantenerte tranquilo en tu lugar, acceder a todas las disposiciones legales y, nunca, bajo ningún concepto, dar indicios de fuga o de evasión, pues el proceso legal puede culminar sin la necesidad de que te apliquen un embargo precautorio. En gran medida, este tipo de embargo depende directamente de las actitudes de las personas que están siendo procesadas, pues al no colaborar y mostrarte renuente a pagar, pues estás buscando que el escenario se complique. Mantente al día en tus pagos y no pasarás estos malos momentos.

Hasta aquí hemos llegado, esperamos que te artículo te haya sido realmente útil y que hayas saldado todas las dudas que tenías al respecto. Si te han quedado interrogantes por saldar, visita nuestra página GastarMejor.mx, sin dudas en poco tiempo estaremos respondiendo tus interrogantes. Recuerda siempre la salud mental depende en gran medida de las finanzas personales, de ahí que sea tan importantes mantenerlas en orden.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Similar Posts