Cómo depilarse sin irritar la piel

Está a punto de llegar el verano y la mayoría de las mujeres queremos presumir en la playa o en la alberca de un buen depilado. ¿A quién no le gusta lucir unas piernas suaves y sin vello? Pero para tener unas piernas perfectas ¡hay que aplicarse! Existen muchas formas para depilarse, entre ellas, los tratamientos con láser, pero no todo el mundo se puede permitir pagarlos porque son muy caros. Muchas veces estamos con prisa, surge un plan de última hora, una invitación inesperada y ¡no tenemos tiempo de acudir a un salón de belleza! No hay más remedio que deshacernos de esos vellos en nuestra propia casa para lucir unas bonitas piernas de seda. Debido a la inexperiencia y a la prisa, podemos acabar con la piel irritada y las piernas peor de lo que estaban. Para que esto no te vuelva a pasar, sigue nuestros consejos y aprende cómo evitar la irritación después de una depilación.

Cada método de depilación tiene sus ventajas y desventajas. Al final es cuestión de gustos decidirse por uno u otro. Lo importante es seguir las siguientes recomendaciones en función de la depilación que prefieras. La cera es el método más tradicional para lucir una piel suave y sin vello. Podemos encontrar cera caliente, tibia y fría. Depende del objetivo que se persiga, será conveniente una u otra. Si lo que buscamos en un resultado más duradero y tenemos el vello largo, este resulta el mejor método. ¡Ojo!, si nuestra piel es sensible hay que descartar usar cera caliente, ya que la puede irritar mucho y provocar problemas en la dermis. Es importante comprobar la temperatura de la cera antes de empezar para evitar dolorosas quemaduras. En caso de mostrar sensibilidad en la epidermis, puedes aplicar cera tibia. Y si presentas problemas de circulación y varices, muy comunes en las piernas, ¡la cera fría es la solución!

Es importante verificar que la cera no contiene ningún ingrediente que pueda generarnos una reacción alérgica.  No suele ser común presentar alergias a éstos pero siempre puede pasar. ¿Cómo saber si hemos desarrollado una alergia? La pista nos los dará síntomas de irritación, enrojecimiento, inflamación o aparición de granitos en la zona donde hemos aplicado la cera. Esta reacción se conoce como “foliculitis” y resulta de una inflamación en los folículos responsables del crecimiento del pelo. Lo bueno es que no es grave, no dura mucho tiempo y tampoco es muy doloroso.

Nuestra recomendación para evitar la irritación es aplicar un poco de talco antes de aplicar la cera. Para las zonas más sensibles y de complicado acceso, como las axilas, es preciso depilar el área por fracciones, en función de la dirección del crecimiento del vello. ¡Nada de intentar depilar todo el vello de una sola vez y con un solo tirón! Una vez depilada, apliquemos a nuestra piel compresas frías, hielo o un gel con aloe vera en la zona recién depilada. El aloe vera es una planta milagrosa precisamente para después de cada depilación, ya que alivia inmediatamente la zona, gracias a su poder calmante, antiséptico y regenerador, ayudando a la piel a volver a su estado natural.

Si somos sensibles al dolor de los tirones de cera y preferimos rasurarnos, uno de los aspectos más importantes de este tipo de depilación es elegir un buen rastrillo, que tenga hojas múltiples bien afiladas, que sean nuevos o estén en muy buen estado, con el filo adecuado y algo muy importante: ¡que no estén oxidados!

A la hora de rasurarte debes hacerlo en la dirección que crece el pelo. Si no, habrá más posibilidades de provocar el riesgo de ocasionar vellos encarnados ,  pelos que crecen curvándose hacia dentro de la piel. Es cierto que si nos pasamos el rastrillo por las piernas a contrapelo el resultado será más al ras, pero aumentaremos las posibilidades de que los pelitos se encarnen. Otro consejo es no aplicar presión al pasar el rastrillo, ya que podríamos cortarnos. Aunque es común afeitarse en la ducha con agua y jabón, es mejor evitarlo, ya que el gel común reseca la piel y la hace más propensa a irritarse. Es importante usar crema un gel de afeitar que hidrate la piel. Y por supuesto, ¡utiliza una cuchilla específicamente diseñada para mujeres, no se la pidas prestada a tu pareja!

La tercera opción es la depilación eléctrica. La ventaja que presenta es que remueve el vello desde la raíz, aunque para muchas mujeres resulta un método igual de doloroso que la cera. Hay que asegurarse de comprar un dispositivo de calidad que no sólo sea eficiente, sino que cuide nuestra piel, y que funcione tanto en piel seca como humedad. Las mejores depiladoras eléctricas integran un cabezal de cerámica texturizada, perfecto para atrapar hasta los vellos más finos y cortos, y los dispositivos más modernos viene hasta con un cabezal de masajes para proteger la piel de erosiones e irritación.

Ahora que ya conocemos los métodos básicos para depilarnos, ¿qué podemos hacer después de cada depilación? Trata de usar ropa suelta que no roce tu piel durante los siguientes días y utiliza siempre una crema hidratante que no lleve alcohol. Los cosméticos en cuya formulación incluyen alcohol provocan una cierta sensación de frescor, pero en realidad estos productos no sólo irritan la piel, sino que la deshidratan todavía más. ¡Lo mejor es utilizar cremas, aceites esenciales o geles que humecten y refresquen nuestra piel!

Por otro lado, una buena exfoliación, no sólo antes y después de depilarte sino de forma regular, evita la aparición de granitos. A través de la exfoliación se remueve la acumulación de células muertas que obstruye el folículo y atrapa los vellos. ¡Así que no olvidemos exfoliar bien nuestra piel!

No olvides otras consideraciones fundamentales que tener en cuenta antes de cada depilación, como evitar tomar sol, bañarnos con agua caliente o ponernos productos con grandes porcentajes de alcohol, por el motivo que antes explicábamos. Si padeces foliculitis, ¡no te preocupes! Existen cremas especiales antialérgicas, aceites esenciales o compresas con mezclas de distintas hierbas que te ayudarán.

¿Cuánto suele durar la irritación después de depilarse? Pude durar menos de una hora o hasta 48 horas. En caso de que al cabo de dos días la irritación no haya desparecido lo recomendable es acudir a un especialista que descarte un problema dermatológico o una infección.

Ya conoces todos los trucos para evitar la irritación de tu piel y la aparición de granitos después de la depilación. Para lucir unas piernas perfectas sigue los consejos anteriores sin tener que acudir a un centro de belleza.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email